jueves, 14 de octubre de 2010

Breve historia de la música misionera


La música folklórica de Argentina tiene una historia milenaria que encuentra sus raíces en las culturas indígenas originarias y aunque “folklore” es la expresión cultural que reúne los requisitos de ser anónima, popular y tradicional, en Argentina se conoce como tal, a la música popular de autor conocido, inspirada en ritmos y estilos característicos de las culturas provinciales, de raíces indígenas y afro-hispano colonial.
Música litoraleña es una expresión que se utiliza para denominar un estilo de músicas, ritmos y danzas populares de raíz folklórica característicos de la región del litoral argentino, definida por los ríos Paraná, Uruguay y Paraguay, integrada por las tres provincias mesopotámicas y las provincias de Formosa, Chaco y Santa Fe. Tiene sus orígenes en la cultura guaraní prehispánica, la  música paraguaya, la música gaúcha del sur de Brasil y la música litoraleña del Uruguay. Ademas  de las características que adoptó el desarrollo musical en las misiones jesuíticas-guaraníes. Con Yapeyú y Loreto (Misiones) como centros musicales, se inventaron y rediseñaron instrumentos esenciales de la música litoraleña-paraguaya, como el arpa paraguaya y el acordeón. Entre los estilos musicales y danzas que integran la música litoraleña se encuentran el chamamé, la guarania, el purajhei o canción litoraleña-paraguaya, la polka paraguaya, la polka correntina, la polquita rural, la galopa o galopera, la chamarrita, el rasguido doble, el valseado, el chotis, la ranchera, el gualambao, la canción misionera, la kolomeica, el balerón.
Entre los instrumentos característicos de la música litorleña se destacan el acordeón y el arpa paraguaya, siendo también de gran importancia la guitarra criolla.
La música litoraleña es básicamente bilingüe, cantándose tanto en idioma español como en idioma guaraní y todos los estilos se bailan con la pareja enlazada, generalmente con coreografía libre.

Define un estilo de músicas populares que ha influido en otros y se destaca por su particular rítmica, y la amabilidad de sus melodías, muchas veces virtuosas e imitativas de los sonidos naturales. Ejemplo la melodía para arpa "Pájaro campana" o la canción "Chogüí". Entre los estilos y géneros litoraleños se destacan la guaranía, la galopa o galopera y el chamamé.
Ésta es una palabra en guaraní y significa algo hecho a la ligera, de forma desordenada. Actualmente designa a un estilo de música litoraleña muy extendido en la mesopotamia argentina, que abarca las provincias de Entre Ríos, Misiones y principalmente Corrientes, bordeada de otras como Formosa, Chaco y Santa Fe, además del Paraguay y el sur de Brasil.
Y aunque hay una primera mención al nombre en 1821, empieza a popularizarse a partir de 1930, con la primera grabación bajo el nombre genérico de chamamé del tema "Corrientes Potí" en la voz de Samuel Agayo. Hasta entonces, aseguran los lugareños, ese tipo de música se denominaba polquita correntina o enramada.
Esa época coincide con el desarrollo de un nacionalismo musical que hace que los creadores locales investiguen en el acervo propio, en lugar de adoptar estilos foráneos. Esta modalidad alcanza incluso a la música clásica, donde se produce un movimiento regionalista, ejemplos la "Rapsodia correntina" de Edgar Moreno Maciel, o la galopa "Misionerita" de Lucas Braulio Areco.
Los artistas destacados de la música litoraleña son Osvaldo Sosa Cordero, Emilio Chamorro, Ernesto Montiel, Isaco Abitbol, Cuarteto Santa Ana, Tarragó Ros, Tránsito Cocomarola, Ramona Galarza, Mario Millán Medina, Linares Cardozo, Ramón Ayala, Oscar Cardozo Ocampo, María Helena, Raúl Barboza, Antonio Tarragó Ros, Teresa Parodi, el Chango Spasiuk, Mario Bofill, Grupo Integración, Trébol de Ases, y ya mencionados Edgar Moreno Maciel y Lucas Braulio Areco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada